viernes, 2 de mayo de 2014

Un juego peligroso de amor



Creí que lo nuestro era solo un juego,
ahora sé que te enganché,
no quería prender tu fuego,
¿Cómo puedo compensar el daño?

Tan amiga mía te sentía al bailar,
los ritmos candentes del danzar,
las sombras acechan al callar,
un, dos, tres; esto ya no es vals.


Hoy te trato de evitar,
pues tu arrojo aviva mis sentidos,
el tener tu cuerpo junto al mío,
no quiero estallar y levitar.

No te pertenezco, soy de alguien más,
dobla tu sentido hacia otro juego,
busca al amor que te pueda amar,
no me llames, te lo pido, te lo ruego.

Andrés Romo