sábado, 3 de mayo de 2014

Tus tabacos por mis Versos



Entre esta muchedumbre compleja cada vez más,
Porque la tecnología avanza y choca con el futuro incierto,
De si moriremos naturalmente,
O por la radiación de un teléfono celular,
O quizás por una de esas enfermedades que crean
Los poderosos para controlar la población.

Te encuentro pero no logro verte,
Porque para verte debes estar aquí,
Y tu perteneces a otra dimensión,
Donde eres más libre que la misma libertad,
Y esclava de los días en que te ataca la inseguridad,
Y en aquel pequeño espacio consumido por la oscuridad.


Son destellos de energía incalculables,
Los que expulsan tus caderas al bailar,
Al ritmo de la música palpitante,
Aquella que ensordece cada sentido,
Y estremece los nervios en cada bajo sonante,
Efectos de modernas artes.

O cualquier cosa sin letra o sin sentido,
Haces que se escuche como dulces melodías que admiro,
Con un cigarrillo en la mano que se resiste a ser consumido,
Porque me esperan setenta años de letras y versos para ti,
De caricias con la pluma de mi cariño y la tinta de mi alma,
Alma mía que se complementa con la tuya,
Porque soy alguien distinto a tu dimensión a tu mundo,
Y tú eres alguien distinta al mío,
Intercambiamos alcohol, abrazos, experiencias, vicios y costumbres,
Tú, única reina de tu vida y visitante de la mía, y así siempre ha de ser,
Te cambio tus tabacos por mis versos, mujer.



Félix Alexander Lozano.