miércoles, 7 de mayo de 2014

Tu cuerpo... Mi laberinto



Negro son tus ojos, negros, tan negros como mi suerte
Pero tú bella sonrisa con miel me evita la muerte,
Negro,  es tu pelo…negro,  lo acaricio y me desboca
Y hasta moriría de amor si un día besara tu boca.

Tu cuerpo es un laberinto donde se pierden mis manos
Y ese calor de tus besos tan fogosos tan humanos
Sueño que a mi te entregaste entre pasión encendida
Que al recabar tus entrañas se me hace corta la vida.


Y que en tus pechos de rosas donde descanse mi boca
Te hare el amor tantas veces hasta que te vuelvas loca
Tu cintura y tus piernas son pecadas  que yo quiero
Así  te deseo las noches que te aclaman aquel lucero.

Tus labios rojo amapolas mil veces los beso en sueño
Y acariciando tus carnes me siento como su dueño
Me miras y me sonríes como el viento a la mañana
Y yo haciéndote el amor despierto cada mañana.


Joaquín Méndez.