lunes, 5 de mayo de 2014

¿Quién si no tú?



¿Quién si no tú?
Funde su alma con el alma mía
En el vertiginoso afán
De unir tu canto, con las ansias mías.

Orlarán sus picos las intrépidas montañas
De rocas grises, mustias, cruel destino
Despojándose de su blancor, indómitas, por alcanzar el cielo
Y puede ser que el mar, bajo el influjo del rey sol, huyera…



Y en los campos puede, que ni el ichu crezca
Desapareciendo vida y arte de todo lo existente
Y si allí nos diera que el morir nos llame
Mi amor por ti, seguirá eterno, como el creador…

Delalma