sábado, 3 de mayo de 2014

No te alejes tanto de mí



La lluvia que baila sobre el enrejado

gotas que caen desde el más allá..
lágrimas que derrama la gente triste
en una tarde como la de hoy.


La melancolía me lleva hacia atrás, pero no quiero volver

las ansias me transportan hacia mañana, pero no me puedo quedar un grito de verdad, me envuelve en un eterno presente.


Hundida en cientos de distintas señas, estoy llamándote
naufragando en tu suave piel de cristal, estoy acariciándote
observándote, contemplándote, estoy amándote.



Y te sueño y te imagino, hasta tenerte conmigo

espero y le tengo fe, a éste tiempo consentido
constantemente parpadeo, sólo para ver
si al abrir de nuevo los ojos, vos estás acá.


Una luna llena que se hace desear
pasaron nueve días de aquel primer día..
una profecía a punto de estallar
y un sueño que aguarda, la realidad.


Un éxodo constante es ésta vida

me eximo, al fin, de el tiempo, en éstas letras
el Edén florecerá con el fin de extrañarnos en él
y quizás en el paraíso esté, la felicidad.


Rodeándome está el llanto de tu risa
tan lejana se encuentra aquella mirada azul
espero sólo un segundo más, que hoy, ya tengo prisa
que el día se acaba y la luna, ofrece su blanca luz.

Maga Zulú