jueves, 8 de mayo de 2014

Musa, ve y cuéntale




Dile, musa inspiradora que nunca he nacido,
que aquella amistad fue un fracaso más
de quien sostuvo con el alma cariño cierto.

Dile, musa inspiradora que no me atrevo siquiera
a abrirle el paso para entrar nuevamente a ese afecto inadecuado
La amistad tiene un sentido único e indiscutido.


No vale pedir perdón siquiera explicación alguna
cuando se comete un error involuntario
que nunca intentó ser un error, no hubo intención
quede claro musa, dile que no existen los errores
entre amigos que se quieren plenamente.

Dile incluso que no me busque, que al querer nacer me abortaron
las esperanzas de una vida venerada
Que no soy un gran poeta, no encuentro palabras cuando quiero,
porque si quiero las palabras son silencios para captar esencias puras de la existencia.


No soy un gran poeta, te lo repito, no sirvo, Musa para tenerte.
Tú también debes irte yo he terminado ya con mi carrera.

CARLOS A. BADARACCO