miércoles, 30 de abril de 2014

Créeme



Créeme, cuando te digo  que estoy muriendo lentamente,
en esta ausencia, preñada de dolores.

Créeme,
que en esta zozobra interminable,
en la tarde, intensamente gris, se desvanecen los deseos.
Créeme también, que a pesar de los años.


A falta de paz en mis serenos días,
tus destellos se quiebran, insepultos,
como huesos rotos en el viento,

que descarga, con malvada piedad en mis oídos, su impotencia,
hasta agotar, el último suspiro, que me queda.

TE AMO CUANDO ESTOY CONTIGO... TE AMO




ESOS DÍAS CUANDO ESTAS A MI LADO Y LAS HORAS SE PASAN

COMO SI LES DIERA ENVIDIA EL HECHO DE PODER TENERTE A MI LADO,

ESOS DÍAS EN LOS QUE EL SOL RESPLANDECE Y PODEMOS ACOSTARNOS EN EL PASTO

Y NO PENSAR EN NADA MAS QUE EN LOS DOS.

O CUANDO LLUEVE Y HACE TANTO FRÍO QUE TENEMOS UNA GRAN EXCUSA PARA UN ABRAZO, PARA UN BESO EN SILENCIO.

ESAS NOCHES CUANDO ESTAMOS JUNTOS Y ENTONCES EN LA OSCURIDAD SOLO EXISTES TU, TUS MANOS, TU BOCA, TUS LINDAS PALABRAS, NUESTRA SINCERIDAD.

LUEGO NOS MIRAMOS A LOS OJOS Y SABEMOS QUE ES MOMENTO DE DECIR ADIÓS, Y ME DA MIEDO Y UN POCO DE NOSTALGIA, NOS ABRAZAMOS Y CON LA MIRADA NOS DECIMOS QUÉDATE UN RATO MAS, PERO ENTONCES CREEMOS QUE NO SERA POR MUCHO TIEMPO Y RECOGEMOS FUERZAS PARA EL HASTA LUEGO…


LUEGO ME QUEDO PENSANDO EN TI POR HORAS Y PENSANDO EL MOMENTO PARA VOLVERTE A VER, PERO VEO PASAR LOS MINUTOS Y LAS HORAS, TE DESAPARECES COMO SI NO SUPIERAS QUE TE EXTRAÑO, COMO SI NO SUPIERAS LO DIFÍCIL QUE SE ME HACE ESTAR SIN TI, EL FRÍO QUE SIENTO.

Y ENTONCES TE ODIO, ODIO EXTRAÑARTE Y ODIO AMARTE TANTO, ODIO ESE ADIÓS Y ESE ULTIMO BESO QUE TE DI, RECUERDO CUANDO DECÍAS QUE SI HUBIERAS SABIDO QUE ESE ERA EL ULTIMO BESO LO HUBIERAS DISFRUTADO MAS Y TE ODIO.

LUEGO, CUANDO HABLAMOS ERES TAN FRÍO, TAN DRÁSTICO, Y DE REPENTE YA NO ME QUIERES NECESITAS TIEMPO, Y DENTRO DE MI ALGO PASA, NO SE ES COMO UN DOLOR EN EL PECHO Y NO LOGRO ENTENDER PORQUE MIS OJOS QUIEREN LLORAR Y TE PIDEN A GRITOS QUE NO LO HAGAS, NO DE NUEVO, PORQUE ES TAN DIFÍCIL Y… TE ODIO… SI SUENA EXTRAÑO, Y ME PREGUNTO SI EL AMOR ES ASÍ, LUEGO LLEGO A LA CONCLUSIÓN DE QUE EL AMOR ES LA ÚNICA COSA QUE PUEDE HACERTE LA PERSONA MÁS FELIZ DEL MUNDO, Y LA MÁS MISERABLE TAMBIÉN, QUE EL ODIO NO ES MÁS QUE UN COMPLEMENTO DEL AMOR, QUE EL AMOR ES UN INOCENTE TRAVIESO, QUE SI TE ODIO TANTO ES PORQUE NUNCA ANTES ALGUIEN HABÍA LOGRADO QUE YO LLEGARA A ESE PUNTO, ES PORQUE PARA MI SOLO EXISTE UNA PERSONA A LA QUE PUEDO AMAR CON EL ALMA Y ODIAR CON TODAS MIS FUERZAS, SOLO HAY UNA PERSONA QUE ME HACE SENTIR TODO TIPO DE SENTIMIENTOS Y ESA PERSONA ERES TU, POR ESO NO TE ENOJES CUANDO TE DIGO QUE TE ODIO, PORQUE SOLO TE ESTOY DICIENDO QUE MI AMOR VA MAS ALLÁ QUE NUNCA NADIE ME HABÍA HECHO SENTIR ESO TANTO COMO TU… ES POR ESO QUE… MI AMOR, TE ODIO. Y TE AMO CON LO MÁS PROFUNDO DE MI SER.

Angelita.94 

Trueque



Me das tu cuerpo patria y yo te doy mi río

tú noches de tu aroma / yo mis viejos acechos
tú sangre de tus labios / yo manos de alfarero
tú el césped de tu vértice / yo mi pobre ciprés

me das tu corazón ese verdugo
y yo te doy mi calma esa mentira
tú el vuelo de tus ojos / yo mi raíz al sol
tú la piel de tu tacto / yo mi tacto en tu piel


me das tu amanecida y yo te doy mi ángelus
tú me abres tus enigmas / yo te encierro en mi azar
me expulsas de tu olvido / yo nunca te he olvidado
te vas te vas te vienes / me voy me voy te espero

Mario Benedetti


Espero



Te espero cuando la noche se haga día,

suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sé,
sé que no vendrás.
Sé que la distancia te hiere,
sé que las noches son más frías,
Sé que ya no estás.

Creo saber todo de ti.
Sé que el día de pronto se te hace noche:
sé que sueñas con mi amor, pero no lo dices,
sé que soy un idiota al esperarte,
Pues sé que no vendrás.

Te espero cuando miremos al cielo de noche:
tu allá, yo aquí, añorando aquellos días
en los que un beso marcó la despedida,
Quizás por el resto de nuestras vidas.

Es triste hablar así.

Cuando el día se me hace de noche,
Y la Luna oculta ese sol tan radiante.
Me siento sólo, lo sé,
nunca supe de nada tanto en mi vida,
solo sé que me encuentro muy sólo,
y que no estoy allí.

Mis disculpas por sentir así,
nunca mi intención ha sido ofenderte.
Nunca soñé con quererte,
ni con sentirme así.


Mi aire se acaba como agua en el desierto.
Mi vida se acorta pues no te llevo dentro.
Mi esperanza de vivir eres tu,
y no estoy allí.

¿Por qué no estoy allí?, te preguntarás,
¿Por qué no he tomado ese bus que me llevaría a ti?
Porque el mundo que llevo aquí no me permite estar allí.
Porque todas las noches me torturo pensando en ti.
¿Por qué no solo me olvido de ti?
¿Por qué no vivo solo así?
¿Por qué no solo....

Mario Benedetti


Creo en tí Amigo



Creo en tí amigo: 

Si tu sonrisa es como un rayo de luz 
que alegra mi existencia. 



Creo en ti amigo: 
Si tus ojos brillan de alegría al encontrarnos. 



Creo en ti amigo: 
Si compartes mis lágrimas y 
sabes llorar con los que lloran. 



Creo en ti amigo: 
Si tu mano está abierta para dar y 
tu voluntad es generosa para ayudar. 




Creo en ti amigo: 
Si tus palabras son sinceras y 
expresan lo que siente tu corazón. 



Creo en ti amigo: 
Si sabes comprender bondadosamente mis debilidades y 
me defiendes cuando me calumnian. 



Creo en ti amigo: 
Si tienes valor para corregirme amablemente. 



Creo en ti amigo: 
Si sabes orar por mí, 
y brindarme buen ejemplo. 



Creo en ti amigo: 
Si tu amistad me lleva a amar más a Dios 
y a tratar mejor a los demás. 



Creo en tí amigo: 
Si no te avergüenzas de ser mi amigo 
en las horas tristes y amargas.

El verdadero amor



Señor, ¡qué bueno es amarte! 

Oh, ¡qué bueno es serte fiel! 
¡Qué bueno es en todo tiempo 
una alabanza tener! 

Quiero alabarte, adorarte 
en espíritu y verdad 
y así poder compartir 
tu amor con la humanidad. 

Es necesario entregarse 
sin reservas, mi Señor 
para poder conocer 
ese verdadero Amor. 

Aquel que Tú nos mostraste 
en aquella cruenta cruz 
manifestándolo al mundo 
en tu Hijo amado: JESUS. 


Perfeccióname, Dios mío; 
perfeccióname en tu amor 
para guardar siempre puro 
y santo mi corazón. 

Ese amor que es sufrido, 
que en vez de recibir, da; 
no se goza en la injusticia, 
mas se goza en la verdad. 

Aquel que no tiene envidia, 
no sabe de vanidad, 
todo lo cree y soporta, 
que es y siempre será. 

Es el camino excelente, 
también es la Ley real, 
es mayor que la esperanza 
y que la fe: la Caridad. 

Ese es el amor, Dios mío, 
que quiero manifestar 
a este mundo que se pierde 
porque no sabe amar. 

Llena de amor a tu pueblo; 
se establezca la unidad; 
para que entonces podamos 
al mundo testificar 
que el REY de Reyes hoy reina 
y por siempre reinará.

El valor de un Te Quiero



Te quiero decir muchas cosas por medio de esta carta 
y sinceramente te las mereces... 

TU AMISTAD VALE MUCHO! 

Te quiero decir que si mañana dejo de existir, 
te observaré en el cielo, te cuidaré y, sobre todo, 
abogaré por aminorar tu sufrimiento. 

Te quiero decir que si dejas este mundo, 
Dios no lo quiera, te recordaré y siempre te voy a querer, 
cada noche hablaré contigo. 


Quiero que sepas que te quiero mucho 
y eso es algo muy importante para mí, 
ya que hay veces que uno cree 
que no es conveniente decirlo por cualquier razón. 

Sé que debí decirte antes cuánto te aprecio, 
pero si por alguna razón no nos volvemos a ver, 
te dejo esta nota para que sepas lo mucho que te quiero. 

Y si no alcanzaste a decírmelo y yo dejo de existir, 
no te preocupes, que por el simple hecho de nuestra amistad 
sabré que me aprecias. 

Recuerda que nunca sabemos cuándo dejamos de existir, 
por eso quiero decirte hoy con esto 
¡Que te aprecio mucho!

Haz como el sol



No te aferres al pasado 
ni a los recuerdos tristes. 
No abras la herida que ya cicatrizó. 
No revivas los dolores y sufrimientos antiguos. 

Lo que pasó, pasó... 


De ahora en adelante, 
pon tus fuerzas en construir una vida nueva, 
orientada hacia lo alto, y camina de frente, 
sin mirar atrás. 

Haz como el sol que nace cada día, 
sin pensar en la noche que pasó. 

Vamos, levántate... 
porque la luz del sol está afuera!

Esto es todo lo que deseo para ti



Felicidad: Muy dentro de ti. 


Serenidad: En cada amanecer. 

Exito: En cada faceta de tu vida. 

Amigos: Muy cercanos y pendientes de tí. 

Amor: Que siempre fluya de tu interior. 

Conocimiento: De la gracia y el amor de Dios. 


Recuerdos especiales: De todo el ayer. 

Un brillante hoy: Con mucho por lo cual agradecer. 

Un camino: Que te lleve a un hermoso mañana. 

Sueños: Para que se conviertan en realidad. 

Y gratitud: Por todas las maravillosas cosas a tu alrededor.

El árbol de los amigos


Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices 
por la simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino. 
Algunas recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar, 
mas otras apenas vemos entre un paso y otro. 
A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos. 

Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos. 
El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, 
que nos muestra lo que es la vida. 
Después vienen los amigos hermanos, 
con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros. 


Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien. 
Mas el destino nos presenta a otros amigos, 
los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino. 
A muchos de ellos los denominamos amigos del alma, de corazón. 
Son sinceros, son verdaderos. 
Saben cuando no estamos bien, saben lo que nos hace feliz. 

Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón 
y entonces es llamado un amigo enamorado. 
Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies. 

Mas también hay de aquellos amigos por un tiempo, 
tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. 
Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro, 
durante el tiempo que estamos cerca. 

Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes, 
aquellos que están en la punta de las ramas 
y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra. 

El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, 
algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones. 
Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, 
alimentando nuestra raíz con alegría. 
Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino. 

Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor, salud, suerte y prosperidad. 
Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida es única. 
Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. 

Habrá los que se llevarán mucho, 
pero no habrán de los que no nos dejarán nada. 
Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida 
y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.


¿Cómo va a ser tu día hoy?



Esta mañana desperté emocionado 
con todas las cosas que tengo que hacer 
antes que el reloj sonara. 

Tengo responsabilidades que cumplir hoy. Soy importante. 
Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener. 

Hoy puedo quejarme porque el día esta lluvioso 
o puedo dar gracias a Dios porque las plantas están siendo regadas. 

Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero 
o puedo estar contento que mis finanzas me empujan 
a planear mis compras con inteligencia. 


Hoy puedo quejarme de mi salud 
o puedo regocijarme de que estoy vivo. 

Hoy puedo lamentarme de todo 
lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo 
o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido. 

Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas 
o puedo celebrar que las espinas tienen rosas. 

Hoy puedo autocompadecerme por no tener muchos amigos 
o puedo emocionarme y embarcarme en la aventura de descubrir nuevas relaciones. 

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar 
o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo. 

Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela 
o puedo abrir mi mente enérgicamente 
y llenarla con nuevos y ricos conocimientos. 

Hoy puedo murmurar amargamente porque tengo que hacer las labores del hogar 
o puedo sentirme honrado porque tengo un techo para mi mente, cuerpo y alma. 

Hoy el día se presenta ante mi esperando a que yo le de forma y aquí estoy, 
soy el escultor. Lo que suceda hoy depende de mi, 
yo debo escoger qué tipo de día voy a tener. 

Que tengas un gran día... a menos que tengas otros planes.

Los niños aprenden lo que viven

Si los niños viven con crítica 
Aprenden a condenar. 

Si los niños viven con hostilidad 
Aprenden a vivir luchando. 

Si los niños viven el ridículo 
Aprenden a ser tímidos. 

Si los niños viven con vergüenza 
Aprenden a sentirse culpables. 

Si los niños viven con tolerancia 
Aprenden a ser pacientes. 


Si los niños viven con estímulo 
Aprenden a confiar. 

Si los niños viven con alabanza 
Aprenden a apreciar. 

Si los niños viven con honradez 
Aprenden la justicia. 

Si los niños viven con seguridad 
Aprenden a tener fe. 

Si los niños viven con aprobación 
Aprenden autoestima. 

Si los niños viven con aceptación y amistad 
Aprenden a hallar amor en el mundo.

Feliz día del Niño




¡No por favor
no pierdas
ese niño !
Tan sano sigue siéndolo
cada día el que no 
reprime ni tiraniza... 

Ese que juega que disfruta 
que lo hace y no sabe
de engaños. Ese nunca lo
botes..


Hay gente que lo deja
abandonado y ahí esta
amargado por la vida va....
No tiene 
sentido...
No lo tiene...

No le grites a tu niño
déjalo jugar,
mira que mañana
el se va alejar.
Deja que hoy disfrute 
de su linda infancia
no se la destruyas
tu con tu arrogancia
el cuando sea hombre
se recordará 
y a sus propios hijos
dejará jugar



Que se llama soledad

Algunas veces vuelo
y otras veces
me arrastro demasiado a ras del suelo,
algunas madrugadas me desvelo
y ando como un gato en celo
patrullando la ciudad
en busca de una gatita,

A esa hora maldita
en que los bares a punto están de cerrar,
cuando el alma necesita
un cuerpo que acariciar.

Algunas veces vivo
y otras veces
la vida se me va con lo que escribo;
algunas veces busco un adjetivo
inspirado y posesivo
que te arañe el corazón;
luego arrojo mi mensaje,
se lo lleva de equipaje
una botella…, al mar de tu incomprensión.



No quiero hacerte chantaje,
sólo quiero regalarte una canción.
Y algunas veces suelo recostar
mi cabeza en el hombro de la luna
y le hablo de esa amante inoportuna
que se llama soledad.

Algunas veces gano
y otras veces
pongo un circo y me crecen los enanos;
algunas veces doy con un gusano
en la fruta del manzano
prohibido del padre Adán;
o duermo y dejo la puerta
de mi habitación abierta
por si acaso se te ocurre regresar;
más raro fue aquel verano
que no paró de nevar.

Y algunas veces suelo recostar
mi cabeza en el hombro de la luna
y le hablo de esa amante inoportuna
que se llama soledad.

Joaquín Sabina

Amor eterno



Tu eres la tristeza de mis ojos 
que lloran en silencio por tu amor 
me miro en el espejo y veo en mi rostro 
el tiempo que he sufrido por tu adiós 

Obligo a que te olvide el pensamiento 
pues siempre estoy pensando en el ayer 
prefiero estar dormida que despierta 
de tanto que me duele que no estés 

Como quisiera ahhh que tu vivieras 
que tus ojitos jamas se hubieran 
cerrado nunca y estar mirándolos 


























Amor eterno e inolvidable 
tarde o temprano estaré contigo 
para seguir amándonos 

Yo he sufrido tanto por tu ausencia 
que desde ese día hasta hoy no soy feliz 
y aunque tengo tranquila mi conciencia 
se que pude haber yo hecho mas por ti 

Oscura soledad estoy viviendo 
la misma soledad de tu sepulcro 
tu eres el amor del cual yo tengo 
el mas triste recuerdo de Acapulco 

Como quisiera ahhh que tu vivieras 
que tus ojitos jamas se hubieran 
cerrado nunca y estar mirándolos 
amor eterno e inolvidable 
tarde o temprano estaré contigo 
para seguir amándonos 

Amor eterno (amor eterno) eterno....

La Rosa y el Principito

FRAGMENTOS Y PENSAMIENTOS…
La Rosa:
Personaje que nos pone de manifiesto el amor del principito, la Rosa no es una flor cualquiera, es su amor, es espléndida, es magnífica entre otras muchas, es única en su “planeta”. Ha habido otras, pero ésta es la que ha “florecido” y perdura, es la metáfora de la mujer que ama, que se ha quedado para siempre en su corazón. Bonita, huele bien, perfecta y, al mismo tiempo, llena de imperfecciones; es frágil, hay que cuidarla, mimarla, estar siempre atento; además es orgullosa, es vanidosa, egoísta y mentirosa. Aun así es su flor, única entre otras. Pone de manifiesto la inocencia del principito, su inexperiencia. Responsable de la huida del principito por crearle una gran confusión con su forma de hacer y/o decir las cosas.[8]
……Aprendí bien pronto a conocer mejor esta flor. Siempre había habido en el planeta del principito flores muy simples adornadas con una sola fila de pétalos que apenas ocupaban sitio y a nadie molestaban. Aparecían entre la hierba una mañana y por la tarde se extinguían.
Pero aquella había germinado un día de una semilla llegada de quién sabe dónde, y el principito había vigilado cuidadosamente desde el primer día aquella ramita tan diferente de las que él conocía. Podía ser una nueva especie de Baobab. Pero el arbusto cesó pronto de crecer y comenzó a echar su flor. El principito observó el crecimiento de un enorme capullo y tenía le convencimiento de que habría de salir de allí una aparición milagrosa; pero la flor no acababa de preparar su belleza al abrigo de su envoltura verde.

Elegía con cuidado sus colores, se vestía lentamente y se ajustaba uno a uno sus pétalos. No quería salir ya ajada como las amapolas; quería aparecer en todo el esplendor de su belleza. ¡Ah, era muy coqueta aquella flor! Su misteriosa preparación duraba días y días. Hasta que una mañana, precisamente al salir el sol se mostró espléndida.
La flor, que había trabajado con tanta precisión, dijo bostezando:
-¡Ah, perdóname… apenas acabo de despertarme… estoy toda despeinada…!
El principito no pudo contener su admiración:
-¡Qué hermosa eres!
-¿Verdad? -respondió dulcemente la flor-. He nacido al mismo tiempo que el sol.
(ASUMO QUE ELLA SE SIENTE HERMOSA CUANDO EL LA MIRA…)

El principito adivinó exactamente que ella no era muy modesta ciertamente, pero ¡era tan conmovedora!
“Yo no debía hacerle caso -me confesó un día el principito- nunca hay que hacer caso a las flores, basta con mirarlas y olerlas. Mi flor embalsamaba el planeta, pero yo no sabía gozar con eso… Aquella historia de garra y tigres que tanto me molestó, hubiera debido enternecerme”.

Y me contó todavía:
“¡No supe comprender nada entonces! Debí juzgarla por sus actos y no por sus palabras. ¡La flor perfumaba e iluminaba mi vida y jamás debí huir de allí! ¡No supe adivinar la ternura que ocultaban sus pobres astucias! ¡Son tan contradictorias las flores! Pero yo era demasiado joven para saber amarla”.

El principito arrancó también con un poco de melancolía los últimos brotes de baobabs. Creía que no iba a volver nunca. Pero todos aquellos trabajos le parecieron aquella mañana extremadamente dulces.
Y cuando regó por última vez la flor y se dispuso a ponerla al abrigo del fanal, sintió ganas de llorar.
-Adiós -le dijo a la flor. Esta no respondió. ( asumo que el dolor la embargaba,…)
-Adiós -repitió el principito.
La flor tosió, pero no porque estuviera resfriada.
-He sido una tonta -le dijo al fin la flor-.
 Perdóname. Procura ser feliz.
La flor no quería que la viese llorar : era tan orgullosa…
-Si yo tengo una bufanda, puedo ponérmela al cuello y llevármela. Si soy dueño de una flor, puedo cortarla y llevármela también. ¡Pero tú no puedes llevarte las estrellas!
-Yo -dijo aún- tengo una flor a la que riego todos los días; poseo tres volcanes a los que deshollino todas las semanas, pues también me ocupo del que está extinguido; nunca se sabe lo que puede ocurrir. Es útil, pues, para mis volcanes y para mi flor que yo las posea.
Pero tú, tú no eres nada útil para las estrellas…
“Este hombre,(el farolero) quizás, es absurdo. Sin embargo, es menos absurdo que el rey, el vanidoso, el hombre de negocios y el bebedor. Su trabajo, al menos, tiene sentido. Cuando enciende su farol, es igual que si hiciera nacer una estrella más o una flor y cuando lo apaga hace dormir a la flor o a la estrella. Es una ocupación muy bonita y por ser bonita es verdaderamente útil”.
-Tengo también una flor.
-De las flores no tomamos nota.
-¿Por qué? ¡Son lo más bonito!
-Porque las flores son efímeras.
-¿Qué significa “efímera”?
-Las geografías -dijo el geógrafo- son los libros más preciados e interesantes; nunca pasan de moda. Es muy raro que una montaña cambie de sitio o que un océano quede sin agua. Los geógrafos escribimos sobre cosas eternas.
-Pero los volcanes extinguidos pueden despertarse -interrumpió el principito-. ¿Qué significa “efímera”?
-Que los volcanes estén o no en actividad es igual para nosotros. Lo interesante es la montaña que nunca cambia.
-Pero, ¿qué significa “efímera”? -repitió el principito que en su vida había renunciado a una pregunta una vez formulada.
-Significa que está amenazado de próxima desaparición.
-¿Mi flor está amenazada de desaparecer próximamente?
-Indudablemente.
“Mi flor es efímera -se dijo el principito- y no tiene más que cuatro espinas para defenderse contra el mundo. ¡Y la he dejado allá sola en mi casa!” Por primera vez se arrepintió de haber dejado su planeta, pero bien pronto recobró su valor.
El principito atravesó el desierto en el que sólo encontró una flor de tres pétalos, una flor de nada.
-¡Buenos días! -dijo el principito.
-¡Buenos días! -dijo la flor.
-¿Dónde están los hombres? -preguntó cortésmente el principito.
La flor, un día, había visto pasar una caravana.
-¿Los hombres? No existen más que seis o siete, me parece.
Los he visto hace ya años y nunca se sabe dónde encontrarlos. El viento los pasea. Les faltan las raíces. Esto les molesta.
-Adiós -dijo el principito.
-Adiós -dijo la flor.
Pero sucedió que el principito, habiendo atravesado arenas, rocas y nieves, descubrió finalmente un camino. Y los caminos llevan siempre a la morada de los hombres.
-¡Buenos días! -dijo.
Era un jardín cuajado de rosas.
-¡Buenos días! -dijeran las rosas.
El principito las miró. ¡Todas se parecían tanto a su flor!
-¿Quiénes son ustedes? -les preguntó estupefacto.
-Somos las rosas -respondieron éstas.
-¡Ah! -exclamó el principito.
Y se sintió muy desgraciado.
 Su flor le había dicho que era la única de su especie en todo el universo.
¡Y ahora tenía ante sus ojos más de cinco mil .todas semejantes, en un solo jardín! Si ella viese todo esto,
se decía el principito, se sentiría vejada, tosería muchísimo y simularía morir para escapar al ridículo.
Y yo tendría que fingirle cuidados, pues sería capaz de dejarse morir verdaderamente para humillarme a mí también… “
Y luego continuó diciéndose: “Me creía rico con una flor única y resulta que no tengo más que una rosa ordinaria…
Comienzo a comprender -dijo el principito-. Hay una flor… creo que ella me ha domesticado…
-Es posible -concedió el zorro-, en la Tierra se ven todo tipo de cosas.
-¡Oh, no es en la Tierra! -exclamó el principito.
…..…..
-Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a decirme adiós y yo te regalaré un secreto.
………El principito fue a ver nuevamente a las rosas:
(ahí se dio cuenta… aunque dentro de su corazón hace mucho lo sabia..)
- Ustedes no son de ningún modo parecidas a mi rosa, ustedes no son nada aún – les dijo. – Nadie las ha domesticado y ustedes no han domesticado a nadie. Ustedes son como era mi zorro. No era más que un zorro parecido a cien mil otros. Pero me hice amigo de él, y ahora es único en el mundo.
Y las rosas estaban muy incómodas.
- Ustedes son bellas, pero están vacías – agregó. –
No se puede morir por ustedes.
Seguramente, cualquiera que pase creería que mi rosa se les parece.
Pero ella sola es más importante que todas ustedes, puesto que es ella a quien he regado.
(esta es la esencia….)
Puesto que es ella a quien abrigué bajo el globo.
Puesto que es ella a quien protegí con la pantalla.
 Puesto que es ella la rosa cuyas orugas maté (salvo las dos o tres para las mariposas).
Puesto que es ella a quien escuché quejarse, o alabarse, o incluso a veces callarse.
Puesto que es mi rosa.
Y volvió con el zorro: Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa…
-Yo soy responsable de mi rosa…
-repitió el principito a fin de recordarlo
Los hombres de tu tierra -dijo el principito- cultivan cinco mil rosas en un jardín y no encuentran lo que buscan.
-No lo encuentran nunca -le respondí.
-Es lo mismo que la flor. Si te gusta una flor que habita en una estrella, es muy dulce mirar al cielo por la noche.
Todas las estrellas han florecido.
-¿Sabes?… mi flor… soy responsable… ¡y ella es tan débil y tan inocente!
 Sólo tiene cuatro espinas para defenderse contra todo el mundo…
Pero sucede algo extraordinario.
AI bozal que dibujé para el principito se me olvidó añadirle la correa de cuero; no habrá podido atárselo al cordero.
Entonces me pregunto:
“¿Qué habrá sucedido en su planeta? Quizás el cordero se ha comido la flor…”
A veces me digo: “¡Seguro que no! El principito cubre la flor con su fanal todas las noches y vigila a su cordero”.
Entonces me siento dichoso y todas las estrellas ríen dulcemente.
Como sus labios entreabiertos esbozaron una sonrisa, me dije:
 “Lo que más me emociona de este principito dormido es su fidelidad a una flor,
( que no es mas que su verdadero y único amor…)
es la imagen de la rosa que resplandece en él como la llama de una lámpara, incluso cuando duerme… ” Y lo sentí más frágil aún.
Pensaba que a las lámparas hay que protegerlas: una racha de viento puede apagarlas…
Continué caminando y al rayar el alba descubrí el pozo.
- Adiós – dijo…
- Adiós – dijo el zorro. –
Aquí está mi secreto. Es muy simple:
sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.
- Lo esencial es invisible a los ojos – repitió el principito a fin de recordarlo.
- Es el tiempo que has perdido en tu rosa lo que hace a tu rosa tan importante.
- Es el tiempo que he perdido en mi rosa… – dijo el principito a fin de recordarlo. es la devocion que le entregue…
- Los hombres han olvidado esta verdad – dijo el zorro. – Pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa…
- Soy responsable de mi rosa… – repitió el principito a fin de recordarlo.
………Fuente: Capítulo VII
“No se debe nunca escuchar a las flores. Sólo se las debe contemplar y oler. La mía perfumaba mi planeta, pero yo no era capaz de alegrarme de ello.”
“Si alguien ama a una flor de la que sólo existe más que un ejemplar entre los millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz cuando mira a las estrellas.”
..llevar siempre nuestra rosa con nosotros cuando viajamos por este universo y que la rosa lleve a su príncipe en su interior a pesar de todo, es el verdadero desafío, ….
El Zorro enseña al Principito que AMAR requiere de paciencia, ritos y silencios que son las bases de la “domesticación”.
Para el querido Zorro ser domesticado era la expresión del amor.
Y para el Principito ese secreto estaba en esas pequeñas grandes cosas que hacía por su rosa: abrigarla por las noches con el biombo, cuidarla de las corrientes aire, matar esas molestas orugas, excepto esas tres que se hicieron mariposas…
 El había sido domesticado por su vanidosa Rosa que era tan frágil y orgullosa, a pesar de sus espinas.
 Y el mismo zorro le regaló el secreto que fue revelación para él: “No se ve bien sino con el corazón, lo esencial es invisible a los ojos…el tiempo que perdiste por tu rosa hace que ella sea tan importante”.
Entonces comprendió que su rosa era única en el Universo y que la amaba profundamente, por todo lo que era, a pesar de sus defectos.
Hoy tenemos que ser como el Principito y aprender a mirar corderos durmiendo en cajas y amar a la flor de todos los días……
y yo…SIGO AMANDO A MI PRINCIPITO…